Gran Rosario, Jueves, 22 Febrero 2018 21:09

Domingo, 04 Febrero 2018 17:12

Qué hacen los políticos baigorriense en verano

Cada uno de los referentes de la vida institucional de la ciudad contaron lo que hacen en enero. En todos los casos, pocos son los días de descanso que se toman

 

Los políticos más destacados de la vida pública de Baigorria hablaron con el periódico de la ciudad sobre sus labores y compromisos durante la temporada estival. A diferencia de la creencia popular, los consultados tienen pocos días de descanso en enero y continúan sus labores diarias con mucha regularidad.


A continuación los 10 entrevistados comentan, brevemente, su verano

El intendente Adrián Maglia no ha parado de ir al municipio durante enero. A finales del 2017 viajó a Europa por cuestiones personales, pero apenas llegó siguió con sus funciones normalmente. En estos días se lo ha visto en reuniones de gabinete y en encuentros con funcionarios nacionales y provinciales.

Alejandro Ramos ha tenido un arduo trabajo en la Cámara de Diputado durante el año, donde se destacó su férreo posicionamiento ante las leyes del macrismo, entre ellas Reforma Previsional. Los primeros días de enero viajó a Neuquén junto a su familia a vacacionar, pero se supo que se contactó con sus asesores para seguir trabajando en proyectos desde su banca.

El presidente del Concejo, Mario Rosales, no ha detenido su labor. Todas las mañanas está en el concejo, sin enterarse que es enero. Marito recibe vecinos, asiste a reuniones de gabinete y continúa con el diálogo entre sus pares. Hay una imagen de Rosales que lo pinta de cuerpo entero. Es él y un mate. Así recibe a los ciudadanos el edil en su oficina. Se sabe que los fines de semana viaja a Salto Grande, lugar de donde es oriunda su esposa, para despejarse un poco. Pero el lunes temprano está en la ciudad.

Favio Maurelli tampoco detuvo su labor. El concejal es el presidente de la comisión de hacienda, donde todos los días se reciben pedidos de vecinos que piden trámites en casos determinados, o la eximición de impuestos por discapacidad, o por ser jubilado o pensionado. “La comisión es muy dinámica, y más en tiempos de crisis económica como las actuales”, manifiesta Maurelli, quien dijo que se tomará unos días de vacaciones pero que no dejará de seguir caso por caso.

Rubén Braga por su parte tampoco se ha tomado días. Aunque es reciente su llegada al concejo local, pues hasta hace un mes era el secretario de Servicios Públicos del municipio, el edil se puso enseguida a tono con el cuerpo legislativo. A su vez Braga es el presidente de la Asociación Bomberos Voluntarios de la ciudad, función que le lleva muchas horas de trabajo.

Pablo Riera es otro de los que no ha parado de trabajar. Uno de los motivos que lo tuvo ocupado, junto a su equipo de trabajo, es la normalización de la vecinal de barrio Martín Fierro, del cual es el responsable ante Inspección de Personas Jurídicas de la provincia. A su vez, con el diputado nacional José Núñez, visitó empresas de la zona, llegando con las herramientas del Ministerio de la Producción y financieras del Banco Nación. El concejal se tomará unos días a Victoria, porque su esposa está embarazada de 7 meses.

Javier Minetti sólo se tomará unos días con su pareja a finales del mes. Pero en la actualidad va todas las mañanas al Concejo y allí atiende a vecinos, siguiendo de cerca todos los tema s del bloque.

Guillermo Da Ponte no sólo no se ha tomado días de descanso, sino que continúa su doble labor. La del concejo y la militancia barrial. El parlamentario ya ha manifestado sus intenciones de pelear por la intendencia para el 2019, es por eso que ha intensificado sus visitas a vecinos de la ciudad.

Graciela Bordón no se toma vacaciones casi nunca. Su labor sigue siendo normal. La edila llega al concejo a las 7 de la mañana, y a la tarde continúa su militancia en los barrios. Rutina normal atendiendo a los vecinos. “Una lucha día a día, trabajando por y para la gente”, dijo la legisladora

Ana Paula Milo sigue activa. La ex concejal, referente político cercana al diputado Alejandro Ramos comentó que cerró el año junto a sus compañeros de Primero Baigorria entregando juguetes en barrios de la ciudad. Los mismos fueron comprados tras la venta de un bono que se hizo a tal fin. A su vez dijo que se trabajó en refacciones en La Colmena durante las semanas de parate del fin de actividades y el inicio de la colonia de vacaciones. A su vez tomó unos días de vacaciones con su pareja, lo que permitió ver con otra perspectiva el año por venir. Ya de vuelta en la ciudad Milo continúa la militancia y en especial dentro del centro educativo La Colmena que está pronto en obtener la personería jurídica.

 

 

 

Deja un comentario