Gran Rosario, Sábado, 20 Enero 2018 05:50

Jueves, 16 Febrero 2017 17:54

La provincia expropió La Calamita

El ex centro ilegal de detención de personas será Museo de la Memoria. Luego de años de lucha, organismos de Derechos Humanos, militantes sociales y políticos, familiares y víctimas de la represión estatal podrán seguir contando la historia

 

La Calamita, el ex centro ilegal de detención de personas, que funcionó en nuestra ciudad, en Eva Perón (Ex calle Córdoba) 1530, desde mediados de 1976 hasta mediados del 78, pasará al patrimonio estatal de la provincia, para convertirse en Museo de la Memoria.

Según pudo tener acceso éste medio, el inmueble, que era propiedad de la empresa Solukat Corp, un desprendimiento de la firma Benzadón SACI, fue finalmente adquirido por la provincia luego de más de una década de negociaciones para su expropiación. La negociación llegó a buen puerto cuando los propietarios acordaron donar dos de las veinte hectáreas que tiene el terreno. En el lugar donado está la edificación donde funcionaria el CCD.

El convenio entre las partes les permite a los empresarios quedarse con una gran cantidad de tierras en la zona rural de la ciudad que está destinada para área industrial. Es de acotar que el Concejo local aprobó en 2006 una ordenanza que delimita el área industrial desde las Vías del Belgrano Cargas hasta la Autopista a Santa Fe y desde calle Eva Perón y calle Pierini, o sea que La Calamita está dentro de ese espacio.

En 2014 se aprobó en la legislatura santafesina la Ley expropiatoria de la finca. El proyecto de Ley, presentado por la diputada provincial Alicia Gutiérrez, consiguió ser aprobada luego dos intentos anteriores en los que había perdido estado parlamentario. “El objetivo de la medida es preservar para la memoria colectiva uno de los sitios donde se cometieron aberrantes violaciones a los derechos humanos durante el Terrorismo de Estado”, explicó la legisladora del Partido SI. “Nos complace ver que, a diferencia del gobierno nacional y sus políticas negacionistas del genocidio, en Santa Fe el gobierno de la provincia ha hecho efectivo esta medida que va a trasformar un símbolo de la represión y la violencia estatal durante la dictadura en un lugar que cumplirá un rol social, educativo y cultural fundamental para que las próximas generaciones conozcan el pasado reciente”, aseguró.

La Calamita constituyó uno de los más importantes Centros Clandestinos de Detención de militantes sociales, políticos y sindicales que funcionó en el territorio de Santa Fe bajo la órbita del II Cuerpo del Ejército. Como se desprende de los testimonios, documentos y pruebas recolectadas por la Justicia, se presume que por este lugar pasaron más de cien hombres y mujeres que fueron secuestrados, torturados y hoy se encuentran desaparecidos, como así también embarazadas cuyos bebés fueron apropiados. La mayoría de la casos de desparecidos en La Calamita están incluidos en la Causa Guerrieri III que se tramita actualmente en la Justicia Federal de Rosario.

La Expropiación en el tiempo

La expropiación de La Calamita comienza a debatirse en 2003, cuando los propietarios deciden derrumbar unos galpones traseros de la finca. Allí se crea la primera comisión de la Memoria de Granadero Baigorria, con organismos de derechos humanos, sectores sociales y políticos de la región. Esa comisión primigenia no sólo logró detener la demolición en La Calamita, sino que puede imponer el tema y ese mismo año se conforma un espacio de mayor representatividad, donde estaba el Concejo de Baigorria, el municipio local y la comisión de la Memoria.

La Ley de expropiación tiene como antecedentes las leyes 12.192, de 2003, y 12.462, de 2005, de los diputados Eduardo Di Pollina y Alfredo Cecchi respectivamente. En ambos casos, al no iniciarse el proceso durante el gobierno de Jorge Obeid dentro de los plazos establecidos por la legislación vigente, que estipula un límite de dos años, se abandonó la expropiación.

Pero la memoria vence al tiempo. Fue así que desde las escuelas secundarias de Baigorria, con el aval del Concejo y el municipio de Baigorria, heredera natural de todo éste proceso histórico, se volvió una y otra vez en el tema. Fueron lo que insistieron para que el lugar no sea pasado por el olvido.

En 2014 Alicia Gutiérrez, la diputada provincial, consiguió que la expropiación sea Ley y allí el camino pareció más cerca. 15 años después de las primeras reuniones y a casi 41 años del golpe cívico – militar, la región tendrá otro sitio donde la memoria será el eje.

 

Deja un comentario